17-08-2019
Sábado

Radio

Acusan a la Nación por no inhibir las llamadas desde las cárceles

El jefe del Servicio Penitenciario, Pablo Cococcioni aclaró que la provincia colocó inhibidores de celulares en los penales pero el Ente Nacional de Comunicaciones lo frenó por afectar a una empresa de telefonía móvil



Acusan a la Nación por no inhibir las llamadas desde las cárceles

Jueves 08 de Septiembre de 2016.

El jefe de la barra brava de Colón, Juan Abel "Quique" Leiva, utilizó su teléfono celular para dialogar con medios de comunicación de la capital provincial desde el penal de Coronda. "Nosotros seguimos manejando la hinchada desde la cárcel. Hablamos con gente buena del club", dijo el barra condenado a 17 años de prisión como autor de un homicidio calificado. Esa llamada generó gran revuelo y una velada c rítica del PRO por falta de controles en las cárceles de Santa Fe.

Al respecto, el jefe del Servicio Penitenciario, Pablo Cococcioni aclaró por La Ocho que la provincia "había comenzado a colocar inhibidores de celulares en las cárceles pero su instrumentación fue frenada por el Enacom, en el Ente Nacional de Comunicaciones porque podía perjudicar a una empresa de telefonía celular".

Para el funcionario provncial es un "despropósito que legisladores del mismo partido que gobierna la Nación nos critiquen por esta situación cuando un Ente nacional frenó la medida que impulsábamos".

Y remarcó que hablar por teléfono en las cárceles no es ilegal. "De hecho hay telefónos públicos, el interno está privado de su libertad, no del resto de los derechos, salvo lo que decidan los jueces".

© GUILLERMO ZYSMAN