17-06-2019
Lunes

Notas

Ahora el socialismo busca un debut "gradual" del nuevo transporte

Según el oficialismo aún hay mucha incertidumbre para implementar el futuro sistema. El Concejo debe definir si prorroga otra vez las concesiones.



Ahora el socialismo busca un debut "gradual" del nuevo transporte

Jueves 07 de Junio de 2018.

Pese a la fuerte suba del boleto y la ampliación de facultades para que la Intendencia fije la tarifa en sintonía con los costos, el nuevo sistema de transporte está lejos de arrancar. El oficialismo en el Concejo advirtió ayer que aún con la actualización tarifaria no están dadas las condiciones para que debuten los nuevos recorridos, la principal promesa electoral del Frente Progresista en las últimas elecciones. "Estamos tratando de encontrar algún esquema de transición, de gradualidad inicial, ante la incertidumbre macroeconómica que condiciona las fuertes inversiones que hay que hacer", planteó la concejala socialista Verónica Irízar.

El tema promete fuertes cruces en el Palacio Vasallo, ya que en dos meses vencen las actuales concesiones precarias del sistema, que fueron prorrogadas por cinco años en 2013.

El interbloque del PJ ya puso severos reparos a una eventual renovación de los actuales contratos, alegando que en los hechos implica postergar sin fecha mejoras sustanciales en el principal servicio público que brinda la ciudad.

La semana que pasó el Frente Progresista acordó con el bloque de Cambiemos una modificación clave respecto a la fórmula para establecer el valor del boleto urbano.

Al menos hasta fin de año la Intendencia quedó facultada para trasladar hasta el 90 por ciento del estudio de costos a la tarifa, sin el tope de aumento salarial que regía hasta ahora.

De esta forma, el último martes debutó la nueva tarifa del sistema, que pasó de $12,93 a $14,80. Se trató del tercer aumento en algo más de cinco meses, acumulando un alza del 52 por ciento.

Tras esta fuerte actualización tarifaria, parecía que se le allanaba el camino a la gestión de Mónica Fein para poner en marcha el nuevo sistema, adjudicado a fines del año pasado a las firmas Rosario Bus y la mendocina El Cacique.

Sin embargo, Irízar admitió que ese escenario está lejos de concretarse. Tras aclarar que era un tema que lo estaba manejando "el Ente de la Movilidad junto a la Secretaría de Transporte", la edila socialista señaló: "Obviamente que nuestra voluntad política es intentar encontrar algún esquema de transición que nos permita avanzar hacia el nuevo sistema, dado que mejoraría mucho el sistema y la conectividad de la ciudad".

En declaraciones a La Ocho, la ex secretaria de Hacienda agregó: "Lamentablemente no manejamos la economía y aún tenemos mucha incertidumbre respecto a algunas variables clave para el nuevo sistema".

En ese sentido, recordó que "la inversión de la licitación es muy importante y el costo de las unidades está atado al tipo de cambio. Aún no sabemos en qué valor se ubicará el dólar. El gobierno nacional ha intentado frenar la devaluación del peso, pero no tenemos claro que esto no siga en lo que resta del año. Con lo cual esto genera mucha incertidumbre para las dos empresas privadas, que tienen que hacer una fuerte inversión".

Más adelante mencionó que "otro tema no menor es la cuestión de los subsidios. Tenemos el acta paritaria firmada de la UTA con los empresarios de la Fatap donde Nación confirmó que no se hará cargo de toda la paritaria, pero también hay rumores de que va a haber más recortes de los subsidios nacionales".

Al respecto, la concejala oficialista apuntó que "hasta hace unos años, en 2013, los subsidios nacionales financiaban el 48 por ciento del costo del boleto. Hoy están en el orden del 36 por ciento, esto demuestra que ha habido una disminución relativa, porque los costos han tenido un crecimiento mucho más alto que los subsidios".

Irízar fue más allá y mencionó que al gobierno municipal le "preocupa mucho el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y las medidas que está adoptando el gobierno nacional relacionadas con el recorte del gasto público y los subsidios a los servicios públicos".

De allí que formalizó que "se está pensando en una gradualidad en el inicio que dependerá de la aceptación de los adjudicatarios. Es muy arriesgado para quien está pensando realizar una inversión millonaria concretarla en estas condiciones de incertidumbre", en particular vinculada a la compra de decenas de nuevos colectivos con aire acondicionado.

© GUILLERMO ZYSMAN