21-07-2019
Domingo

Notas

Batalla campal por el derrumbe de cocheras ilegales en un Fonavi

Un operativo por usurpación en Rodríguez al 3900 terminó en escándalo. El municipio demolió dos garajes levantados sobre la vereda tras cuatro intimaciones formales. Hubo incidentes y choques con los vecinos.



Batalla campal por el derrumbe de cocheras ilegales en un Fonavi

Jueves 07 de Febrero de 2019.

Un operativo contra una usurpación de espacio público terminó en una batalla campal, con vecinos del Fonavi de Rodríguez al 3900 que denunciaron represión, policías heridos y agentes de Control Urbano agredidos. Los incidentes se desataron cuando los inspectores empezaron a demoler dos cocheras construidas sobre la vereda, según el municipio tras cuatro intimaciones. Los vecinos negaron haber sido notificados y dijeron que levantaron los garajes precarios porque en la calle les roban o queman los autos. La Intendencia informó que en los galpones había un Audi y dos motos de alta cilindrada.

Desde el Ejecutivo aclararon que los conflictos por ocupación indebida del espacio público son cada vez más recurrentes. Tanto que generan al menos un operativo semanal de desalojo tras intimaciones y búsqueda de consenso (ver aparte).

El conflicto de ayer ocurrió cerca del mediodía en la entrada del complejo habitacional de Rodríguez al 3900. Se registraron severos incidentes que terminaron con cuatro policías heridos, dos agentes de Control Urbano agredidos y vecinos afectados por balas de goma y gases lacrimógenos.

En diálogo con LaCapital, el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Guillermo Turrin, contó que el procedimiento "se ordenó tras cuatro notificaciones que se hicieron a los infractores, la primera de ellas en diciembre".

El funcionario remarcó que la falta cometida "era lisa y llanamente una usurpación. Por motivos que aducen vinculados a la inseguridad ocho vecinos construyeron cocheras sobre la vereda. Eso está prohibido. Es inadmisible tolerarlo, se imagina lo que ocurriría si todos los vecinos hicieran lo mismo, nos quedaríamos sin espacio público".

De acuerdo a la versión del municipio, a dos de los infractores se les vencieron los plazos para regularizar la situación, por eso se les demolió la estructura de material. A los otros seis, en breve expira el tiempo legal para retractarse.

Turrin aclaró que "no fue necesaria una orden judicial porque lo que se hizo fue liberar la ocupación indebida del espacio público. No se trató de un allanamiento a un domicilio para lo cual sí hubiéramos necesitado autorización de un juez".

El titular de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana resaltó que "las intimaciones se hicieron desde hace dos meses cuando se recibió la primera denuncia de un particular y para que nadie gastara plata en la construcción de estas cocheras que luego íbamos a demoler".

Turrin planteó que hubo gente que "reaccionó con violencia y agredió a la policía y a los agentes municipales. Hay imágenes filmadas que así lo acreditan".

Fuentes municipales que participaron del operativo confiaron que en el interior de las cocheras había alojados "un auto modelo Audi y dos motos de alta cilindrada".

Rocío, una de las dos damnificadas por la demolición de la cochera dio una versión absolutamente contrapuesta. "Yo construí esta cochera con la indemnización que cobré hace unos meses, con mucho esfuerzo porque no puedo dejar el auto en la calle, donde ya me lo han robado", relató.

"Este es un espacio —continuó— de todos los vecinos, un playón donde varios levantamos cocheras para que no nos quemen los autos que tanto nos costó comprar".

Rocío admitió haber recibido intimaciones, pero advirtió que estaban plagadas de irregularidades. "No tienen sello, ni firma de nadie que se haga cargo", apuntó.

Para Rocío, su cochera fue demolida "porque lo denunció una vecina que trabaja en la Municipalidad y pisa fuerte. Si no que me expliquen por qué a las otras seis cocheras no las tumbaron".

La vecina denunció que hubo de parte de las fuerzas policiales y municipales "represión y abuso, con balas de goma y gases lacrimógenos sin que nadie planteara resistencia".Y negó tener ella y su vecino autos de alta gama. "Es absolutamente mentira", replicó.

© GUILLERMO ZYSMAN