25-08-2019
Domingo

Radio

Harán test de narcolemia a choferes de taxis, colectivos y ambulancias

Ya hubo dos casos positivos detectados a partir de denuncias de ciudadanos. Ahora se sumarán a las fiscalizaciones de rutina.



Harán test de narcolemia a choferes de taxis, colectivos y ambulancias

Viernes 12 de Mayo de 2017.

Los controles de narcolemia que debutaron a principios de año en la ciudad, ahora se extenderán a los conductores de servicios públicos: taxis, colectivos, remises, ambulancias y patrulleros policiales. Así lo aprobó ayer el Concejo y se estima que su instrumentación será inminente. "Hasta ahora dos taxistas dieron positivo en los test que detectan si manejaban bajo efecto de alguna droga, pero no como parte de operativos de rutina, sino a partir de denuncias de los ciudadanos", aclaró el impulsor de la iniciativa, el concejal Jorge Boasso (UCR).

El edil destacó que para estos choferes "existía hasta ahora una especie de discriminación a la inversa, ya que estaban fácticamente excluidos de la narcolemia, cuando debían ser los primeros en ser controlados".

En ese sentido, Boasso recordó que los controles de narcolemia "fueron aprobados en 2014 para detectar si además de estar alcoholizados había conductores que estuvieran drogados. Recién en diciembre de 2016 empezaron estos controles, con los resultados que preveíamos".

Al respecto, reiteró las cifras oficiales que se difundieron esta semana: "Cada 10 controles de narcolemia que se vienen haciendo desde principios de año, cuatro dan positivo a partir de la sospecha del médico que participa de los operativos. Pero observábamos que no se hacían con frecuencia a conductores de servicios públicos, que son los que más vidas deberían resguardar además de la propia", indicó.

El texto ayer sancionado establece la obligatoriedad de sumar en las fiscalizaciones a conductores de taxis, de colectivos, de ambulancias, patrulleros, y de servicios públicos concedidos por el Estado. "Todos aquellos donde hay un interés público en juego", agregó Boasso.

© GUILLERMO ZYSMAN