18-07-2019
Jueves

Radio

La policía vincula la lluvia de balas contra D'Amico a su rol como vice de Newell's

Lo planteó el jefe de la PDI, Danie Corbellini quien remarcó que el ataque no fue para amedrentar sino para terminar con su vida. Desde anoche tiene custodia fija



La policía vincula la lluvia de balas contra D'Amico a su rol como vice de Newell's

Jueves 10 de Noviembre de 2016.

El jefe de la Policía de Investigaciones (PDI), Daniel Corbellini, afirmó que el ataque sufrido anoche por el vicepresidente de Newell's, Cristian D'Amico no fue un intento de amedrentamiento, "fue directamente hacia su persona" y que la vida del dirigente "corrió serio riesgo". Corbelli también confirmó que a partir de anoche el dirigente y su familia poseen custodia de la Tropa de Operaciones Especiales
"La casualidad hizo que no haya otro resultado que hoy estaríamos lamentando aún más. Disparar con un arma de fuego hacia un vehículo, hacia la humanidad de la persona que conduce, más su hijo que iba adentro, eso no es para amedrentar. Fue un ataque directo hacia la humanidad de D'Amico", afirmó el funcionario policial.
El comisario Corbellini expresó que camioneta en la que se desplazaba D'Amico recibió "dos o tres impactos de balas", pero aclaró que en la zona se produjo el ataque se secuestraron "una decena de vainas servidas".
En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, el jefe de los investigadores señaló que "no hubo una persecución. Lo tomaron por sorpresa, según declaró la víctima. El ataque ocurrió en unos instantes. D'Amico sale en busca de auxilio hacia el móvil policial que estaba apostado por Pellegrini a unas tres o cuatro cuadras del lugar del ataque. El vehículo en el que iban los atacantes tomó en otra dirección".
El ataque ocurrió anoche en Montevideo y Valparaíso. D'Amico conducía su camioneta y junto a él viajaba su pequeño hijo al que había pasado a buscar minutos antes del complejo de fútbol infantil "Malvinas Argentinas". En esas circunstancias, desde un Renault Clio gris que se uso detrás de la camioneta partieron al menos una decenas de balazos de grueso calibre. Dos de esos proyectiles perforaron la luneta del rodado de D'Amico y otro rozó el lateral izquierdo de la carrocería.

© GUILLERMO ZYSMAN