25-08-2019
Domingo

Radio

La UNL podría echar a la docente de derecho que pidió muerte lenta a los delincuentes

Lo confirmó el decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas, para quien la profesora asaltada violó con su dichos el estatuto de la casa de altos estudios



La UNL podría echar a la docente de derecho que pidió muerte lenta a los delincuentes

Miércoles 21 de Septiembre de 2016.

El Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) evaluará los dichos de la abogada y docente asaltada que, a través de las redes sociales, pidió la pena de muerte para los ladrones. Para el decano de esta unidad académica, la profesora "violó con sus dichos parte del estatuto" de la Universidad, que establece que los miembros de la comunidad académica deben "defender los derechos humanos".
"Iniciamos las acciones administrativas que refieren la elevación de lo acontecido al órgano de gobierno de la Facultad, que es el Consejo Directivo, que estudiará qué tipo de sanción, apercibimiento o si amerita un juicio académico de la Universidad", explicó el decano, Javier Aga, a "El primero de la mañana" de La Ocho.
De esta manera, el decano se refirió a los dichos de la abogada María del Valle Basail Buschiazzo, quien tras sufrir un intento de asalto escribió en su muro de Facebook frases como "voy a luchar para que estas ratas no tengan derechos" y que "merecen la muerte más lenta y dolorosa posible".

El decano destacó que la Universidad posee un estatuto que establece los derechos y obligaciones para todos los miembros de la Universidad. Y sobre las expresiones de la docente señaló: "Para mí ha violado parte del estatuto, nuestra Constitución que en sus deberes es claro cuando dice que todo miembro (de la comunidad universitaria) debe defender los derechos humanos, la democracia y cumplir con el estatuto".
"Creo que la docente con sus dichos no ha cumplido con el estatuto que la rige, pero no es una decisión del decano sino del Consejo Directivo, que debe estudiar el caso", agregó el decano, para quien lo ocurrido representa "una situación muy penosa para la tradición de la Facultad, porque sus dichos han afectado nuestra tradición de defensa de los derechos humanos".

© GUILLERMO ZYSMAN