17-06-2019
Lunes

Notas

Lifschitz propone expropiar Salta 2141 y levantar allí un espacio de arte y memoria

Los fondos para comprar el predio donde murieron 22 personas por la explosión saldrán del presupuesto. Harán un concurso de ideas



Lifschitz propone expropiar Salta 2141 y levantar allí un espacio de arte y memoria

Lunes 07 de Agosto de 2017.

A cuatro años de la explosión en Salta 2141, el gobernador Miguel Lifschitz decidió enviar a la Legislatura un proyecto para expropiar el terreno que ocupara el edificio, donde fallecieron 22 personas tras el estallido. La intención de la Casa Gris es convertir el lugar donde se levantaban las tres torres demolidas en un espacio vinculado a la música y el arte, como también en un ámbito de memoria y recuerdo de las víctimas. El mandatario tomó esta resolución tras una serie de encuentros con familiares de las personas fallecidas.

Una vez aprobado el proyecto en ambas cámaras legislativas, se realizará un concurso de carácter nacional, para construir, por un lado, el establecimiento educativo vinculado a las artes, y por otro, un espacio de encuentro para los familiares de las víctimas.

Una de las posibilidades que se analiza es que allí funcione el Instituto Superior del Profesorado de Música "Carlos Guastavino", hoy instalado en Santa Fe al 1000, aunque la decisión final surgirá luego de una consulta abierta.

Desde la gobernación resaltaron que este perfil de uso del predio busca garantizar que el terreno se convierta en un sitio público y no en un desarrollo privado.

La iniciativa de la Gobernación se debatirá desde la semana próxima con otras propuestas de diputados y senadores de distintos bloques que presentaron varias mociones para que el Estado adquiera el terreno donde el 6 de agosto de 2013 se produjo la peor tragedia de la historia de Rosario.

Aquel día, una fuga de gas producto de una incorrecta manipulación de las cañerías del edificio generó una tremenda explosión que colapsó una de las torres. A raíz del estallido, 22 personas fallecieron, decenas resultaron heridas y hubo enormes daños materiales.

La posición de Lifschitz marca un claro contraste con su antecesor, Antonio Bonfatti. El ahora presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe se negó a enviar un proyecto similar en 2016, tras recibir una nota firmada por 200 propietarios afectados que se oponían a la idea.

"Es una decisión política ya tomada, al no haber consenso entre los propietarios, el gobierno de Santa Fe no va a involucrarse en una especie de interna con los familiares de las víctimas", explicaron en su momento desde la gestión que encabezaba Bonfatti.

Ahora, un año y medio después, con un gobierno del mismo signo político, la determinación es otra. "Después de que los familiares le solicitaran al municipio, a los legisladores y al gobierno de la provincia una respuesta que contuviera una solución a ese terreno que quedó vacío como un mudo testimonio de la tragedia, tomé la decisión de dar una respuesta a ese pedido", explicó Lifschitz.

Para el gobernador, "la demanda de los familiares es justa y esas muertes que se produjeron de manera imprevista y sin justificación, merecen un sitio de recordación".

"También creemos —continuó el mandatario— que es importante para el barrio, para los edificios contiguos y los vecinos de la zona. Y que más allá del sitio de memoria, sea también un espacio dedicado a la música y al arte, que le dé nueva vida, que convoque a los jóvenes, que nos hable del futuro. Creemos que este puede ser el mejor homenaje a quienes perdieron su vida allí".

© GUILLERMO ZYSMAN