23-07-2019
Martes

Radio

Cómo fue la investigación que desbarató abortos clandestinos en Rosario

El fiscal Aníbal Vescovo contó detalles de la detención de una pareja. Se trata de un médico jubilado, de origen peruano, y una mujer que se hacía pasar por doctora. Ocurrió en Mitre al 1200, donde funcionaba la "clínica"



Cómo fue la investigación que desbarató abortos clandestinos en Rosario

Viernes 21 de Junio de 2019.

El fiscal Aníbal Vescovo confirmó la detención de un médico de 83 años y una mujer de 59 años el miércoles a la tarde en Mitre al 1200 acusados de realizar abortos. La investigación se inició hace un mes y medio por una denuncia anónima.

"Se les imputará el delito de práctica de aborto que está penado y se agrava si son médicos o enfermeros", explicó el fiscal Vescovo de la Unidad de Investigación y Juicio N° 3 en declaraciones al programa "Zysman 830" de La Ocho.

Uno de los detenidos es Sixto M., de 83 años, de nacionalidad peruana, quien dijo ser médico tocoginecólogo jubilado. Mientras que también se arrestó a Bibiana G., de 59 años, que al momento del allanamiento aseguró que era médica aunque luego se retractó.

"Es una denuncia que se había hecho de manera anónima oportunamente hace un mes y medio, a partir de ahí comenzaron las tareas de contrainteligencia en la Policía de Investigaciones. Con las escuchas telefónicas se empezó a cercar el círculo, determinar en que lugar se practicaba, en qué horarios, quiénes eran los clientes", detalló Vescovo.

El fiscal dijo que aún no se pueden determinar la cantidad de prácticas que realizaron. "Las comunicaciones se hacían para solicitar turnos para ir a atenderse, se escucha a una persona que tuvo algún inconveniente".

"Por ahora no podemos saber si ocurría en todas las oportunidades que se requería el auxilio, pero había comunicaciones en que daban cuenta del lugar, de los requisitos y retribuciones. Vamos a hacer una recopilación para ver si todas las llamadas se referían al mismo tema", precisó.

Consultado sobre el sitio allanado, explicó que se trataba de "un domicilio particular en la que había un consultorio médico, donde las condiciones de salubridad e higiene eran malas, muy malas como para hacer una práctica como esa".

"Se incautaron elementos que se utilizaban para esa práctica y documentación, la verdad es que no había condiciones para practicar ninguna intervención médica en ese lugar", agregó.

Secuestraron tres teléfonos celulares, anotaciones, un sello a nombre de Bibiana G. con un número de matricula y donde figuraba la palabra "Médica", 14 prendas de uso médico, una camisa con el nombre del "Dr. M.", cánulas, elementos de uso quirúrgico, una camilla de uso ginecológico y otros elementos de interés para la causa.

Por último, Vescovo explicó que "la ley regula una penalización para el aborto, es igual la pena para la mujer que se practica el aborto como para quien lo realiza".

Al momento del procedimiento se encontraba en el lugar una pareja que había asistido a realizar una interrupción de embarazo, el fiscal sólo ordenó que se le tomara entrevista. No fueron detenidos.

© GUILLERMO ZYSMAN