23-07-2019
Martes

Notas

Editorial: "Una jugada audaz de Macri que suma a un pendular del peronismo"

"Para los que tienen memoria selectiva, es cierto, Pichetto es el ala de derecha del PJ pero fue jefe del peronismo en el Senado con Menem, Duhalde, Néstor y Cristina"



Editorial: "Una jugada audaz de Macri que suma a un pendular del peronismo"

Miércoles 12 de Junio de 2019.

Macri pateó el tablero político al nombrar a Picheto como su vice. Una jugada audaz, tal vez tanto como la de CFK cuando decidió secundar a Alberto Fernández. 

La movida le permitió al presidente recuperar centralidad en la escena pública, que había perdido a manos de Cristina cuando hace tres semanas la ex mandataria descolocó a propios y extraños con su jugada de ajedrez.

En ambos casos el resultado electoral de la decisión se verá en las primarias de agosto y las generales de octubre.

Por ahora sólo abundan los análisis que intentan hacer proyecciones. Son eso, estimaciones. No son infalibles

La movida de Macri le suma una pata peronista a su armado y lo muestra un poco más amplio en su construcción política. Algo que le reclamaban aliados y votantes de Cambiemos para dejar de lado la fórmula pura del PRO de 2015 y de años anteriores. Para muchos una definición con guiño a los mercados a quienes se les busca dar un mensaje de certidumbre en un escenario tan volátil y dinámico. 

Es cierto, Picheto es el ala conservadora del PJ, por momentos ha tenido posiciones más conservadoras que las del macrismo en temas como inmigración, inseguridad, delito juvenil y narcotráfico.

Pero es el mismo Picheto que fue jefe, amo y señor del bloque del PJ del Senado y de la propia cámara alta durante los últimos 30 años.

Si fue jefe de bancada del justicialismo en tiempos de Menem, Duhalde, Néstor, Cristina y Macri. Para los que tienen memoria selectiva: fue Picheto el que apuró a Cobos para que se definiera contra la resolución 125 de las retenciones móviles cuando el ex vice quería pasar a cuarto intermedio para encontrar una alternativa al voto no positivo.

Todo pasa menos Picheto podría ufanarse el rionegrino, cuya principal virtud tal vez haya sido mantenerse en el centro de la escena pese a lo pendular del peronismo; liberal en los 90, desarrollista con Duhalde y progresista con los K.

Nadie resiste un archivo, y menos los políticos

Todos los que criticaron la designación de Alberto porque habló pestes de Cristina, ahora se desesperan por buscar frases, declaraciones y definiciones de Picheto contra Macri. Y viceversa. Y las van a encontrar. Chorros de tinta, audios y horas de TV con cuestionamientos cruzados.

La jugada de Macri y las idas y vueltas de Picheto en su trayectoria deben analizarse en clave política. Bajo otra lupa, con la lógica de otra disciplina humana, incluso las relaciones interpersonales sería anti ético, repudiable y hasta indigerible

Pero la política tiene su propia eticidad, ya lo escribió Maquiavelo hace más de 500 años: hay dos patrones de moralidad: uno valido para la vida privada, y otro que rige en la vida pública. No sólo hay dos estándares morales en lugar de uno y absoluto como lo predicaba la iglesia, sino que, además, ambos están en conflicto. La ética política no está atravesada por la bondad sino por la ambición de obtener el poder y conservarlo. 

Esta lógica explica las movidas de Macri y la de Cristina. Los resultados, en poco más de 60 días

© GUILLERMO ZYSMAN