14-12-2019
Sábado

Radio

Estupor en la querella de Salta 2141 por los fundamentos del fallo absolutorio

Angelo Rossini, abogado de la familia de Débora Gianangelo, una de las 22 víctimas mortales opinó que los argumentos "son anticuados y erróneos". Ratificó la apelación



Estupor en la querella de Salta 2141 por los fundamentos del fallo absolutorio

Martes 06 de Agosto de 2019.

El tribunal que condenó al gasista que operaba el regulador de gas en el edificio de la calle Salta 2141 y absolvió a los otros diez imputados que tenía la causa, dio a conocer los fundamentos del fallo. Para los jueces, la tragedia ocurrió "por el acometimiento inconsulto y descuidado del gasista". La querella manifestó "estupor" por los argumentos de los magistrados a los que consideró "erróneos y anticuados".

En diálogo con La Ocho, Angelo Rossini, abogado de la familia de Débora Gianangelo, la única querellante de la causa opinó que "los fundamentos del fallo son anticuados y erróneos". Y ratificó que la semana próxima presentarán la apelación a la sentencia.

"Con el criterio de los jueces, en la tragedia de Cromañón sólo se hubiera condenado a quien arrojó la bengala y en la tragedia de Once al maquinista. Nada se hubiera avanzado sobr responsabilidades políticas y de control", argumentó.

En el escrito, los jueces explicaron por qué se decidió absolver, entre otros, a los empleados jerárquicos de Litoral Gas, como el jefe de mantenimiento de redes, Claudio Tonucci, y la gerenta técnica, Viviana Leegstra. "Supone un dislate jurídico pretender responsabilizar a Tonucci y Leegstra, a título de garantes, por el obrar anónimo de quien no ha anunciado su plan de acción (mediante los formularios normativamente exigibles). En rigor de verdad, la ausencia de comunicación de parte de García no solo frustró el control, sino que hizo imposible prever lo desconocido", argumentaron.

Además, indicaron que "la reconstrucción histórica ha permitido comprender y tener por demostrado que la explosión ha sido causada por el acometimiento inconsulto y descuidado del gasista".

Los fundamentos del fallo también dejaron en claro que "la empresa licenciataria (Litoral Gas) contaba con un plan de emergencia. Un protocolo de procedimientos que, como un conjunto de medidas ... se encontraba aprobado por el propio organismo de contralor (Enargas)".

A raíz de esto detallaron que "frente a una situación de emergencia desencadenada por el obrar responsable de un tercero (el gasista García), la intervención para paliar los efectos de un delito cometido por un extraño, llevada a cabo de acuerdo con un autorizado plan de contingencia y realizado en un tiempo razonable (según la opinión de los peritos Otegui y Córdoba), de ninguna manera puede constituir la autoría del tipo penal previsto".

© GUILLERMO ZYSMAN